El antropólogo o el «extranjero familiar» sobre el terreno. Entre comodidad, incomodidad y riesgos

Thumbnail
URI:
https://hdl.handle.net/10925/1526
Carrera:
Licenciatura en Antropología - Pedagogía en Historia, Geografía y Ciencias Sociales - Sociología
Facultad:
Facultad de Ciencias Sociales
Fecha de publicación:
2014-09-07
Datos de publicación:
Cultura - Hombre - Sociedad CUHSO, Vol 23, N°2, 175-198, 2013
Temas:
Noroeste argentino - Etnografía - Metodología - Reivindicaciones de identidad - Alta montaña.
Collections
Resumen:
La figura del «extranjero» descrita por Goerg Simmel puede ser transferible a la posición del etnólogo sobre el terreno, quien se vuelve progresivamente el «extranjero familiar» para sus anfitriones (Simmel, 1999: 663). A través de mi experiencia de investigación, analizaré la manera en que yo me convertí en una extranjera cada vez más familiar y como me introduje progresivamente en las interrelaciones locales cuyo objetivo para mí era comprender. Ser extranjero puede representar una comodidad en ciertos contextos, pero también una incomodidad, incluso un peligro a veces cuando se usa como chivo expiatorio. ¿Pariente, turista o espía? Son diferentes estatus que tuve que asumir en contextos de observación diversificados al interior de dos pueblos del Noroeste argentino: la alta montaña, un pueblo turístico y organizaciones militantes. Después de haber analizado el estatus de extranjero familiar que puede tener el antropólogo, en este artículo haré el relato de mis «inmersiones» en estos diferentes lugares y mostrar que mi posición puede ser reveladora de las relaciones sociales que afectaban cada universo. Las imágenes fotográficas tomadas in situ, serán utilizadas como sujeto de análisis; ellas formalizan la mirada y la relación del investigador con respecto al sujeto que observa (Conord, 1992; Piette, 1992). Éstas son significativas de la mirada mutua que nos dirigíamos con mis anfitriones y de la posición que me era asignada.
 
The figure of the «stranger» described by Georg Simmel may be transferable to the position of the ethnologist in the field, who gradually becomes the «familiar stranger» to his/her hosts (Simmel, 1999: 663). Through my research experience, I will analyse how I became an increasingly familiar stranger and how I gradually introduced myself into the local inter-relations which it was my object to understand. Being a stranger may be comfortable in certain contexts, but it may also be uncomfortable and even dangerous at times if one becomes a scapegoat. Relative, tourist or spy? These were different statuses that I had to assume in various observation contexts among the peoples of north-west Argentina: the high mountains, a tourist village and militant organisations. After analysing the status of the familiar stranger which the anthropologist may assume, in this article I will recount my «immersions» in these different places and show that my position may help to reveal the social relations which affected each universe. The photographs taken on site will be analysed; they formalise the investigator’s view of and relation with the subject observed (Conord, 1992; Piette, 1992). They are significant of the mutual watchfulness between my hosts and myself, and of the position assigned to me.
 

Recursos relacionados